La Generalitat rechaza exhumar a 700 fusilados por el bando republicano

El Gobierno catalán confirma que no actuará sobre la fosa de Moncada y Reixac, pese a que se comprometió a ello en 2020

En septiembre de 2020, la Generalitat de Cataluña se comprometió a exhumar la fosa de Moncada y Reixac, que alberga unos 700 cadáveres de víctimas de la retaguardia republicana durante la Guerra Civil. Lo hizo cuando era presidente Quim Torra a petición de la franquista Asociación Reivindicativa de la Memoria Histórica Raíces. Sin embargo, desde entonces no ha cumplido ese compromiso ni lo piensa hacer, tal y como ha admitido el departamento de Justicia del Gobierno.

En un mensaje remitido por la Dirección General de Memoria Democrática a este medio, que preguntó cuándo se acometería la exhumación de la fosa más grande de Barcelona, el Govern admite que «no prevé realizar ninguna intervención en la fosa del cementerio de Montcada i Reixac, dado que la prioridad es intervenir en las fosas confirmadas/documentadas fuera de cementerio que corren riesgo de desaparecer o ser dañadas así como en la recogida de restos óseos en superficie».

Esto supondría un claro incumplimiento del acuerdo que la Generalitat adquirió con Guillermo Rocafort, abogado y secretario general de Raíces. Y es que el Ejecutivo liderado entonces por el separatista Quim Torra, antes de ser condenado a inhabilitación, se comprometió con esta entidad -conocida por organizar una marcha para rezar por Francisco Franco el día en el que fue exhumado del Valle de los Caídos- a desenterrar los restos mortales que se pudieran hallar en esta inmensa fosa: «Recogemos su petición y la incluimos en la lista de actuaciones de la Dirección General de Memoria Democrática, si bien no podrá ejecutarse durante el periodo 2020-21».

Tampoco lo harán en el periodo 2022-23, ni a corto plazo. Tal y como confiesan desde la rama gubernamental dedicada a la Memoria Democrática, su «escala de prioridades» está bien delimitada, «ordenada por orden de necesidad de actuación». Dentro de dicha escala la preeminencia es para la «recogida de restos óseos en superficie» y para las «fosas confirmadas/documentadas fuera de cementerio», mientras que las «fosas probables dentro de cementerio» [aquí entraría la de Moncada y Reixac] estarían entre las últimas de sus preocupaciones, así como las «fosas dignificadas dentro de cementerio».

Rocafort, en conversación con este medio, denuncia que este incumplimiento es «gravísimo» por cuanto atenta contra «el preámbulo de reconciliación, justicia, verdad y reparación de la Memoria Histórica» y anuncia, en consecuencia, que su asociación va a «llevar a cabo acciones legales tanto penales como administrativas». «Este cambio de criterio responde a una voluntad de ocultar el horror que hubo tras las líneas del Frente Popular en Cataluña. Nos sorprende que al menos no quieran dignificar esa fosa, aunque sea con un cartel. No buscan la verdad, sino la mentira y la ocultación de la represión republicana», asegura.

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.