lectinas

¿Qué es la lectina y cómo puede afectarnos?

Antes de hacer cualquier dieta o de eliminar algún alimento de consumo diario, se debe agendar una consulta con el nutricionista o especialista en dietética para evaluar en función de nuestro cuerpo y de nuestra actividad física las posibles mejoras para aplicar en nuestra alimentación.

Los cambios abruptos en las disciplinas alimentarias suelen representar un choque para nuestro organismo, incluso si el cambio es de una alimentación no organizada a una alimentación balanceada, esta se debe aplicar de forma gradual para hacer que el proceso de adaptación a recibir esa nueva carga de nutrientes sea asimilado y aprovechado por nuestro sistema inmunológico.

En función de esto, la pregunta que nos debemos hacer es: ¿conocemos lo que comemos?; en la actualidad, la eliminación de algunos productos de la dieta básica es una constante, la preocupación por no mostrar señas de sobrepeso ha ido en aumento en los últimos años.

Esto ha llevado a parte de la población mundial a controlar el consumo de calorías y cambiar de los productos convencionales a los bajos en grasa, a la ingesta de barras energéticas y a los batidos nutricionales, con la finalidad de intentar principalmente bajar de peso, seguido de mejorar la salud y evitar problemas posteriores por el consumo indiscriminado de grasas y azúcares.

Hay personas que eliminan el consumo de lectinas de su dieta diaria, casos que han sido tema de discusión luego de la publicación del libro escrito por el Dr. Steven Gundry en 2017 La paradoja vegetal, por considerarse que las lectinas intervienen en la correcta absorción de los nutrientes de los alimentos, pero ¿esto es real y cómo puede afectarnos su consumo? Primero debemos saber qué son y dónde se encuentran; las lectinas, son proteínas naturales presentes en la mayoría de los vegetales, su definición etimológica procede de la palabra latina legere, que significa seleccionar, y esta se hace presente al codificar su unión a los azúcares, de allí que se considere tóxica para el consumo humano.

Los alimentos ricos en lectinas son las papas, los frijoles, las frutas, los frutos secos, las lentejas, el trigo y otros cereales, los tomates, las berenjenas, entre otros, es decir, en la mayoría de las frutas, cereales y legumbres, considerados de consumo imprescindible para una dieta balanceada.

Pero ¿en qué parte de cada uno de ellos se aloja?, en la cáscara, semillas, pieles, granos y hojas de las plantas, en tal caso, para llegar a ser nocivo para la salud se tendría que hacer un consumo de cantidades muy elevadas por día para que su toxicidad pueda causar alguna reacción.

Al seguir la línea de ideas planteadas por el Dr. Gundry sobre la toxicidad de la ingesta de alimentos ricos en lectinas el foco de atención se debe aguzar en las variadas reacciones del organismo y en la movilidad del sistema inmunológico diario, puesto que no es estático, cada día se necesita una entrada de nutrientes variada que serán usados, guardados en reserva o desechados por nuestro mismo sistema, lo importante es que estén presentes para que se pueda hacer la selección, por esto no se recomienda la eliminación de ningún alimento sin un asesoramiento médico previo.

En el caso de presentar alguna sensación de malestar, antes de tomar la decisión de eliminar cualquier alimento lo más recomendable es realizarse una serie de estudios evaluados por el médico correspondiente para evitar que por eliminar el consumo las lectinas se empeore la situación

Autor entrada: admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *